La fotografía de comunión ha evolucionado mucho en los últimos años, se ha pasado de las típicas fotografías de estudio donde los niños posaban con rosarios, biblias y otros elementos típicos de la ceremonia a unas fotografías de estudio donde se huye de esos elementos y poses para presentar a los niños como personajes de cuentos o de historias de aventuras.

Otra vertiente es la de las fotografías realizadas en exteriores, donde a los niños se les realizan sesiones en lugares emblemáticos o significativos para los padres pero en mi caso prefiero crear un escenario de ensueño para poder realizar una sesión fotográfica mas cercana a una editorial de moda para niños que unas fotos de comunión.

Encontrarme con Elena y sus ganas de hacer unas fotos «diferentes» a sus mellizos fue un premio en si mismo, porque me dio la oportunidad de realizar una sesión muy especial.

Aprovechando que la ropa de los hermanos era estilo vintage le propuse a su madre una sesión en el bosque con atrezzo estilo vintage, creando un set donde los niños se integraran perfectamente.

La historia habla de dos hermanos mellizos que nos enseñan su lugar de juegos favoritos en mitad del bosque, espero querido lector que al igual que a los padres y a mi le guste esta sesión de fotografías de comunión «diferente».

Por último dar las gracias a Lucia, por sus flores, por su paciencia y por ser parte esencial de este trabajo al ayudarme con el atrezzo para montar el set.

Puedes conocer algo más de mi trabajo siguiendo mi perfil en instagram:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *