Desde que realice un salto de calidad en mis fotografías había deseado llevar a cabo este trabajo, el más personal hasta ahora. Aquí dejo un esencia de lo que es mi día a día, una cabeza donde un hervidero de ideas no me deja descansar y que me provoca en ocasiones un gran bloqueo a la hora de llevar a cabo mi trabajo.

El escritor y la hoja en blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *